El método 2.0 en la arquitectura

“[…] En este proceso de transformación continua el arquitecto puede extrapolar a partir del tipo; puede deformar un tipo al modificar su escala; puede superponer diferentes tipos dando así lugar a uno nuevo; puede tanto utilizar fragmentos de un tipo conocido en un contexto q no es el suyo, como sustituir las técnicas de construcción que caracterizan a un tipo alterándolo radicalmente. La lista de tales mecanismos de intervención sobre el tipo no tendría limite: es función de la capacidad de invención de los arquitectos. […]” –Rafael Moneo–, “On typology”, 1978

Rafael Moneo ya reflexionó sobre este tema, como nos explica genialmente en este extracto de su famoso texto “On typology”. Y es que la arquitectura 2.0 no es un concepto nuevo, en realidad siempre se ha practicado. No era conocida con este término, se llamó de esta manera tras la aparición de la web 2.0.

No se trata de un estilo novedoso, no es una moda. Es la aplicación de una tecnología, una evolución o variante del método proyectual. Es una herramienta para compartir ideas. El fundamento teórico es que si yo tengo una idea, tu otra idea y las intercambiamos, ambos acabaremos con dos ideas.

Una vez simplificado el concepto de lo que hoy es la arquitectura 2.0, ¿en qué momento aplicamos el método?
Podríamos decir que el fin de toda obra de arquitectura es ser habitada. Así mismo, para llegar a este fin es necesaria una fase previa de diseño, el proyecto. En consecuencia, existen dos acciones: proyectar y habitar.