Crónica (in my way) del Symposium Internacional “Arquitectures per a la música”

Por Jonathan Chanca

02_Petit Palau

El pasado fin de semana del 27-28 de Junio se celebró en el Palau de la Música Catalana de Barcelona, dentro de los actos conmemorativos del centenario del edificio, un congreso sobre esta temática, con la asistencia de grandes figuras del panorama actual. Aquí uno, aprovechando la entrada en las vacaciones y con la intención de cambiar aunque fuera mínimamente de aires, que no de tema, se dio un garbeo hasta la ciudad condal para acudir en vivo a tal acontecimiento.

La jornada inaugural comenzó de una forma un tanto extraña por la masiva presencia policial en los alrededores, y por la manera de acceder al interior, como si del control de seguridad de un aeropuerto se tratara. No penséis que lo último en las exigencias de los miembros del Star System es llegar escoltados como jefes de estado, no, es que casualmente coincidimos con una visita privada de los Príncipes de Asturias a las instalaciones. Tampoco es que nos cruzáramos con la comitiva real, porque ellos recorrieron la zona noble mientras nosotros disfrutábamos del Petit Palau, una sala secundaria más recogida bajo rasante, pero con entrada de luz natural para homenajear la principal cualidad de la sala principal. El viernes en una y el sábado en la otra, programado así para recorrer todas las dependencias del inmueble, como un “viaje simbólico” en palabras de Félix Arranz, primer precursor del evento.

Los dos días intensivos transcurrieron con la tónica general de deshacerse en halagos hacia el autor original del Palau, el sr. Lluis Domenech i Montaner, cuya saga familiar y profesional continúa hoy por hoy en su cuarta generación, representada actualmente por Lluis Domenech i Girbau. 03_Tobias, Tusquets, Paricio y AparejadorPrecisamente éste fue el encargado de abrir por la mañana el turno de intervenciones, aunque fuera a través de una entrevista grabada en vídeo; suponemos que su incomparecencia justificada por la organización como un contratiempo, se debió a que estaba ejerciendo de guía de lujo para sus altezas. Después las charlas de Óscar Tusquets e Ignacio Paricio, centradas en contar los avatares vividos durante los dos períodos de rehabilitación del edificio en los años noventa y dos mil. El primero, además de la explicación sobre la intervención, tuvo tiempo para soltar alguna que otra perla, como que “no hay ni una sola sala concebida como polivalente que funcione bien”. Entorno a esta afirmación rotunda se habló luego en la mesa redonda.

Paricio por su parte, haciendo gala una vez más de cierta prepotencia, y siendo sobre todo ventajista, dijo que “hay una gran mayoría de arquitectos que son ingenuos por intentar resolver cosas imposibles”, en clara alusión a Basilio Tobías, presente en el foro y fracasado en su intentona de renovar el Teatro Fleta de la capital aragonesa. Quizás Paricio hubiera tenido que tragarse sus palabras si la operación de salvar de la ruina al propio Palau, no hubiese llegado a buen puerto; él mismo reconoció haber estado varias noches sin dormir atemorizado por el resultado. Por cierto que el zaragozano Tobías, hace muy poco conferenciante en el paraninfo de nuestra escuela, acudió como espectador al encuentro pero fue invitado a “traición” por Arranz, a participar en el debate. No fue ni mucho menos la única víctima de estas encerronas preparadas por el moderador, que repitió la práctica por ejemplo con el aparejador que colaboró con Herzog y De Meuron en el Edificio Forum. Éste último, demostrando su entusiasmo por la evolución de la técnica, introdujo el tema de los nuevos materiales como respuesta a casi todos los problemas constructivos y espaciales, lo que le costó una reprimenda por parte de Tusquets.

Por la tarde ocasión de escuchar a Carlos Ferrater departir sobre sus auditorios en Barna y Castellón, y a Ramón Sanabria, que a juzgar por la oratoria de los dos, parecen el espabilado y su amigo el pardillo respectivamente. Juntos han compartido últimamente varios proyectos grandes y ahora mismo se muestran muy ilusionados con el desarrollo de la Ciudad de la Música de Sabadell, en cuyo concurso obtuvieron el primer premio. También en la sesión vespertina Ángela García de Paredes y Nacho Pedrosa, para mi gusto un tanto decepcionantes por dar un recital teórico en lugar de hablar de su interesantísima obra. Seguidamente denuevo mesa redonda, con la nota común de los elogios para Jose María García de Paredes, padre de Ángela y maestro admirado por todos los personajes de relumbrón congregados. Parece ser que en temas de diseño de espacios para la buena acústica, nadie sabía más que él en su época.

06_Mesa Redonda

A la mañana siguiente tocaba el bloque catalogado como especial entre los cinco totales. Actuaba y nunca mejor dicho, el escenógrafo archiconocido Robert Wilson07_Wilson. No me preguntéis por el hilo conductor de su ponencia, porque de tan conceptual me fui descolgando y acabé perdido. Algo quise entenderle sobre la curación parcial de un chaval sordomudo, gracias a su terapia a base de papeles protagonistas en obras de teatro, pero no sé yo, milagritos a Lourdes… .Eso sí, la ovación que se llevó al final fue la mayor de todas con tres minutos de aplausos ininterrumpidos.

Tras el descanso para la hora de comer, Cárlos Jímenez (miembro del jurado que concede el galardón del Pritzker) relató detalles sobre la gestación y construcción del Meyerson Symphony Hall de I. M. Pei en Dallas y del Disney Concert Hall de Frank O. Gehry en Los Ángeles. Esto era la antesala del plato fuerte, porque a continuación vino el discurso del vigente “Premio Nóbel” de la arquitectura: Jean Nouvel.09_Nouvel Curiosamente el patio de butacas se llenó de repente, asomando en esos instantes personajes inéditos hasta el momento, caso de Fermín Vázquez (B720). El francés no defraudó y tardó poco en sorprender poniendo a  “todo el mundo en pié para rendir tributo a Domenech por conseguir hace 100 años lo que hoy en día a nosotros no nos dejan, es decir, introducir la luz dentro de un recinto así”. La consiguiente revolución duró aproximadamente un minuto. Acto seguido, poniendo de manifiesto su condición de galáctico, dio una apabullante exhibición de poderío en forma de recorrido mundial por obras ya consagradas y otras en pleno auge.

El peligro que tiene citar a la vez a unas cuantas estrellitas, al igual que en las súper plantillas de los clubes de fútbol, es que pueden producirse celos, envidias, rivalidades, etc… y algo de eso ocurrió con Patxi Mangado, que no soportó sentirse en inferioridad y escuchar pacientemente desde su asiento a Nouvel. El navarro terminó por explotar de rabia, que como si fuera la pataleta de un niño, hizo un gesto desairado, cogió su maletín de cuero y se esfumó, evidenciando que tiene tan mala educación como calidad profesional. [“Querido Francisco, aunque te cueste creerlo, aún queda gente en el planeta a la que no puedes mirar por encima del hombro. De vez en cuando una cura de humildad no viene mal”]. Así, la papeleta quedó para el presentador que tubo que alegar motivos personales para disculparle. En su lugar, un tal Nacho perteneciente a su estudio [“menudo santo”], tomó la alternativa por primera vez en público, resumiendo fenomenalmente los cuatro aspectos fundamentales a destacar en la obra de su jefe.

Para acabar el bloque C, Emilio Tuñón de Tuñón y Mansilla11_TuÒon y Arranz, también acobardado por la anterior demostración de fuerza de Nouvel, lo llevó con humor y tiró de su habitual repertorio dialéctico con cierto grado de ironía, para cubrir rigurosamente sus quince minutos de alocución. “Toda arquitectura nace de la arquitectura”, dijo para justificar la contaminación de ideas entre sus proyectos. Ahora bien, una de las frases categóricas que había pronunciado previamente Nouvel fue: “estoy en contra de la arquitectura aterrizada en paracaídas; reivindico la especificidad” [“otra cosa es lo que haga”]. Es una pena que no se abriera el turno de preguntas al público, para poder plantearle a Tuñón si estaba de acuerdo con ese dictado de Nouvel, y en caso afirmativo cómo explicaría entonces que la misma figura circular en planta sea un Museo del Automóvil en Torrejón de la Calzada, y puesta en vertical un sol que contiene el Palacio de Congresos de la Comunidad de Madrid. La verdad que últimamente explotan bien los pocos recursos que parece que tienen. De lo que no hay duda es del arte de embaucar y meterse a la gente en el bolsillo que tienen, pronunciando cosas como que “lo más hermoso de la arquitectura es lo inesperado” o que “los arquitectos estamos al servicio de las personas y de la sociedad, no de nuestro ego” [“que se lo digan a Mangado”].

Por último, la sesión “golfa” desde las 20:00h hasta las 23:00h del sábado, consistió en un mix entre las explicaciones de los trabajos de Enric Ruiz Geli y los experimentos musicales a través de software de Jose Manuel Berenger. Desde luego fue original. Sin ir más lejos, la performance de los dos comenzó con ambos en el proscenio misteriosamente quietos, cargados con un taco enorme de folios cada uno que en un momento dado lanzaron simultaneamente al aire. Pero no fue lo único que se arrojo, porque en otro instante Enric Ruiz abrió un sobre con un bote de confetti que desparramó por encima suyo. Más que algo abstracto como nos lo vendieron, yo diría ¡surrealista total!. Por algo es uno de los mayores vendedores de humo que se conoce. Así se puso punto y final a la fiesta.

12_Sketch

4 pensamientos en “Crónica (in my way) del Symposium Internacional “Arquitectures per a la música”

  1. Muy interesante!!!

    con poco más que esto que has escrito hay gente que publica un libro, lo llama jai tek o de cualquier otra manera… y suma puntos.

  2. Genial, completa y detallada crónica, muy amena.

    Ese monocosmico que travieso, todavia tengo la sonrisa en el jeto… 😉

  3. Es lógico que Mangado huya como la peste en cuanto aparezca Nouvel, porque al margen de sus respectivos puestos en el escalafón del Star-system , pertenecen a galaxias absolutamnete diferentes. Mangado es un arquitetco de andar por casa con una factura correcta, (factura de hechura, no se entienda mal), que echa mano del “buen gusto” cuando puede (no siempre puede), pero cuya obra no viene respaldada por una asimilación teorica y un discurso coherente como sucede con la obra de Nouvel

    Si a este contexto añadimos que el narcisismo en nuestra época, casi se presenta como una caracteristica de la condición humana, no nos extrañan exabruptos y desaires como el protagonizado por el arquitecto Mangado

Los comentarios están cerrados.