Ignacio Quemada

Ignacio Quemada es un arquitecto riojano que reside y tiene su estudio en San Sebastián. Llegó aquí de la mano de Moneo para llevar a cabo la construcción del Kursaal; posteriormente creó su propio estudio y desde entonces ha realizado numerosos proyectos para la ciudad.
Varios alumnos de la Escuela fuimos a visitar su estudio para conocerle mejor y ver más de cerca su obra. Nos comentó que nació en Logroño, realizó sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, donde se tituló en 1989. Tras acabar la carrera fue a Chicago para colaborar en un estudio de arquitectura y al regresar a España se puso a trabajar para Rafael Moneo durante 7 años.
Fundó su propio estudio al llegar a San Sebastián en 1999. En sus primeros años estaba compuesto por unas 3 o 4 personas; actualmente no suelen ser más de 6. La mayor parte de sus trabajos la obtienen mediante concursos, aunque también han realizado bastantes obras para empresas.
Pasamos una tarde muy agradable con él, al final de la cual nos enseñó su lugar de trabajo y varias maquetas de sus proyectos. Junto con él revisamos toda su obra y pudimos comprobar la cantidad de proyectos que se realizan es este tipo de estudios. Quemada nos explicó que “tienes que presentarte a muchos concursos para ganar sólo unos pocos, muchos se quedan sólo en papel”.
Hemos hecho una recopilación de algunos de sus proyectos, entre ellos se encuentran dos concursos que ha ganado en los últimos años para la ciudad de San Sebastián.

  • Apartamentos para jóvenes, guarderia y parque en la finca Montepelier

Seguramente la mayor parte de vosotros ya os hayáis fijado en las obras que se están llevando a cabo en este lugar, puesto que se han empezado recientemente y se encuentra muy cerca de la Escuela; pero posiblemente no todos estéis al tanto de lo que se va a construir.

El estudio de Ignacio Quemada decidió trabajar en este proyecto por dos razones principalmente. La primera es que ya habían tenido varias experiencias en edificios residenciales dotacionales: el Centro de Acogida de San Sebastián o un edificio de Apartamentos Tutelados y Centro de Día en Zarautz (será expuesto más adelante). La segunda, por el interés de la intervención urbana. El proyecto responde a un concurso para convertir en espacio público una finca privada en ladera, ocupada por un colegio abandonado.

El objetivo principal del proyecto era conseguir, a través de la intervención en una sola zona, la mejora del barrio. Esto se consigue transformando la finca, antes un cuerpo extraño en el tejido urbano, en un parque público que conectará entre si las zonas alta y baja del barrio de El Antiguo. Es decir que pasará de ser un elemento que división a un elemento de unión.
Antes el edificio del colegio ocupaba el centro de la finca, ahora, el propuesto se sitúa en un lateral, en perpendicular a su posición anterior y a la pendiente de la ladera. Con este giro se consigue liberar el espacio central del parque.
La nueva topografía y el trazado del parque responden a su nuevo papel como conector. Desaparecen los muros y se mueven las tierras para conseguir acomodar el parque de tal forma que sea accesible en todo su perímetro, convirtiéndose así en un verdadero paseo. Su papel conector se verá implementado además por la inclusión de un ascensor que comunique las diferentes alturas.

  • Entorno del centro cultural Tabacalera

El concurso para intervenir el área circundante al edificio de Tabacalera se gana con una propuesta coherente. Una plaza sobre elevada fue una propuesta común a varios proyectos. Sin embargo es su concepción como “La conquista de un nuevo espacio público, una terraza abierta al Urumea” la que imprime carácter a la propuesta.
Ignacio Quemada resalta la curiosa relación de la arquitectura de espacios públicos atentos al paisaje como Peine del Viento, los jardines de Ondarreta, el jardín del Palacio de Miramar, Alderdi Eder, el Paseo Nuevo, la Plaza de Okendo, las Terrazas del Kursaal, la explanada de Sagües… apoyándose en esta relación se marca una intención clara: “La creación de una nueva centralidad en torno al edificio de Tabacalera pasa, a nuestro entender, por incorporarse a ese conjunto de espacios atentos al paisaje, auténtico santo y seña donostiarra.”
Además el proyecto intenta convertirse en un elemento de unión entre el barrio de Egia y el centro de la ciudad. Un elemento que sirva para minimizar la acción sectorizadora de las vías del tren.
La plaza se concibe además como un área adecuada para conciertos y performances. Bajo ésta discurrirán las actuales vías del tren aunque también se da la posibilidad de que albergara las vías del TAV. En un principio no se soterrarían las vías, pero el proyecto prevé esta posibilidad y si se viera factible en un futuro, el proyecto se podría adaptar fácilmente.

  • Bodegas Juan Alkorta

La bodega se sitúa en un cerro que domina las viñas circundantes. La preocupación de que un edificio alterara el equilibrio del paisaje llevó a Ignacio Quemada a plantearse una bodega soterrada

Enseguida se observaron las bondades de esta idea, ya que de manera natural, se conseguían las condiciones idóneas para la crianza del vino. La bodega tradicional, se convertía en un referente para el proyecto: espacios oscuros, paredes con texturas marcadas y un cuidadoso tratamiento de la luz. Otro aspecto que condicionó el proyecto, fue la necesidad de prefabricar la estructura para cumplir plazos de construcción. Este concepto se llevo al extremo al utilizar piezas prefabricas de hormigón tintado en muros de contención y fachadas, tanto exteriores como interiores, pronunciando así el efecto de cueva que se buscaba.

Esta bodega ha sido premiada por su adaptación al paisaje, la aplicación de sistemas constructivos industrializados y el gran valor escenográfico de sus espacios interiores.

  • Sede de Tuc Tuc

El edificio consta de dos piezas bastante diferenciadas. La primera es la nave almacén, que se encuentra en la parte posterior de la parcela; la segunda el volumen lineal delantero de dos plantas, donde se resuelve el resto del programa. Sobre este volumen se disponen tres cajas que alojan los usos más representativos; estas cajas, de diferentes colores, ligeramente giradas e inclinadas, sirven como contrapunto a la horizontalidad de la fachada.
En la primera planta encontramos un zócalo de placas de hormigón prefabricado con una serie de puertas de panel de acero estriado, mientras que las plantas altas alternan bandas de ventanas y vidrio traslúcido. En unas zonas el vidrio pasa por delante del aislamiento coloreado colocado sobre el muro estructural, en otras por delante de un segundo vidrio, y en otras se hace transparente, convirtiéndose en ventanas fijas o practicables. La fachada adquiere volumen gracias a la extensión del vidrio a las tres cajas que asoman sobre la cubierta y al entrante que da lugar a una terraza en el extremo opuesto.

La estructura del volumen delantero es de hormigón armado, salvo las cajas, que tienen estructura metálica. Esta estructura fue realizada en colaboración con Mario Guisasola, ingeniero especializado en puentes; es audaz y rigurosa, con articulaciones perfectas mediante bulones en los puntos de momento nulo.
En contraste con la horizontalidad de la fachada, el vestíbulo se desarrolla en vertical; este vacío de 11 m de altura es recorrido por la escalera, que nos pasea por él en espiral.

  • Centro de día y apartamento tutelados en Zarautz

La base volumétrica del edificio es un prisma de planta rectangular, sin embargo el volumen general se aleja de este prisma simple por dos características:
La primera es consecuencia de sumar en el mismo edificio el Centro de Día en planta baja y los Apartamentos en las altas. Consiste en que la planta baja queda compositivamente separada del resto por el plano del forjado, que sobresale en todo el perímetro en forma de marquesina, con mayor o menor vuelo según las zonas.
La segunda es consecuencia de la voluntad de que los apartamentos y salas comunes situados en la fachada Norte abran sus ventanas a saliente o poniente y dispongan, al igual que los orientados al Sur, de una terraza soleada. Para ello, se abre un gran hueco en el lado Norte del edificio que rompe nuevamente el volumen prismático de partida.

Esto es sólo una muestra de algunos de sus proyectos, los que a nuestro parecer y al de Ignacio Quemada podrían resultaros más interesantes. Si queréis conocer más sobre su obra no dejéis de visitar su página web www.ignacioquemada.com.

Laura Paradiñeiro, Victor Presa y Pablo Ruiz.

Anuncios

4 pensamientos en “Ignacio Quemada

  1. Esta entrevista se hizo hace ya algún tiempo y es posible que por aquel entonces aun no hubiera surgido el encargo, o que se encontrara en standby debido a los diversos trámites burocráticos (visto bueno del Ayuntamiento, permiso de Costas) que ha tenido que superar.

    Ahora mismo parece que la cosa marcha porque justo estos días está la máquina de los sondeos perforando puntualmente el paseo de la Zurriola, en la zona en cuestión.

    De todas formas, yo creo que el “tercer cubo” o ampliación subterranea del Kursaal, tiene un interés más ingenieril que otra cosa, y por eso probablemente nunca estará entre los proyectos a destacar por esta oficina.

    P.D.: ya sé que existen los libros “Pensar la ingeniería” y “Pensar la arquitectura”, pero todavía no los he leído ni los he comparado entre sí. Lo digo por si acaso.

  2. Me parece que la construcción en un futuro no lejano de un tercer cubo sobre rasante, similar o igual a los existentes, mejoraria el conjunto tanto en su funcionamiento como en su relación con el lugar en el que está inscrito, todo esto dentro de una ampliación mas general, etc…, por eso celebro que comiencen los sondeos y hubiera sido una buena nueva que el arquitecto implicado aportase alguna noticia al respecto, pero si la entrevista se ha realizado antes naturalmente ello no ha podido ser
    Pero bueno, esto puede dar para un encarnizado debate

  3. Claro, que esto respondería a una operación mas amplia y de mayor calado, que quiza incluiría la construcción de un sexto puente peatonal en la desembocadura del Urumea que permitiese la conexión entre la calle 31 de Agosto y la playa de la Zurriola, descargando en by pass al puente de la Zurriola de parte del tapon al que nos tiene acostrumbrados
    Esto si que está en los límites del contexto de estas reflexiónes y de este post

Los comentarios están cerrados.