Entrevistamos a pauzarq

Felipe Pérez Aurtenetxe, Elena Usabiaga y Gerardo Zarrabeitia, de Bilbao, San Sebastián y Vitoria respectivamente. Sus caras quizás os resulten familiares porque no hace tanto que terminaron en la Escuela; de hecho, aún acuden un par de veces por semana porque están inmersos en el máster de restauración. El nombre de uno de ellos puede que también os suene si escuchasteis hace poco hablar del último que acabó la carrera en la ETSASS con matrícula de honor.

arkitekturaz -- pauzarq

A la izquierda los miembros de Arkitekturaz. A la derecha pauzarq

Si alguien aún no lo había adivinado, las iniciales de sus apellidos por orden alfabético conjugan para formar la palabra que da nombre al estudio, pauzarq.  Pero la sintonía que demuestran va mucho más allá que 7 letras. Recuerdan que entablaron amistad nada más empezar arquitectura, compartiendo clase, curso e incluso (ellos) conviviendo en el mismo colegio mayor. A partir de ahí, formaron un grupo sólido de trabajo que funcionaría durante toda la carrera. Había un cuarto integrante que después se fue descolgando poco a poco, pero lo cierto es que podemos pecar de haber sido un poco sectarios, siempre hemos sido los mismos. […] Incluso estando en el mismo año de Erasmus, dos en París y uno en Gante, solíamos visitarnos con frecuencia.

Felipe y Elena han trabajado en prácticas varios años con Peña Ganchegui y Asociados. Gerardo, por su parte, con Luis María Uriarte. Además, este último estuvo en 2008 durante nueve meses a las órdenes de Rafael Moneo en Madrid, gracias a la Beca Arquia que consiguió a través de concurso. Los tres afirman haberse dado cuenta a posteriori del legado que inconscientemente fueron adquiriendo durante el periplo en otros despachos.

Contar entre los familiares con un asesor fiscal, con un joven ingeniero de caminos y con la experiencia de otro arquitecto, debe facilitar algo las cosas, pero nada de esto hubiera sido suficiente sin la valentía de estos tres compañeros, para crear su propia firma y asumir el reto en estos tiempos difíciles que corren. Así, nos cuentan que desde que se decidieron a dar el paso definitivo hasta que estaban asentados en su local de Ergobia, transcurrieron dos meses largos de papeleo y burocracia. Hasta entonces optimizaron el espacio del que disponían en sus propias casas, para afrontar sus primeros proyectos (fundamentalmente reformas de viviendas). Iban surgiendo cosillas y Elena era la única que estaba colegiada, por lo tanto ella firmaba y por eso ahora ha quedado directamente como la jefa, bromean.

Reforma de vivienda en Zarautz

Reforma de vivienda en Zarautz

Sigue leyendo

Anuncios