Frontón: arquitectura y patrimonio

Hace unas semanas se celebró en el Kursaal, con motivo de la exposición sobre ‘La pelota vasca y el arte’, una charla-coloquio sobre los frontones, esencialmente sobre su vertiente patrimonial. Compartimos aquí una pequeña crónica de lo que fue este discreto acto, al que asistió aproximadamente una treintena de personas y que contó con la participación de los siguientes ponentes.

En primer lugar, la antropóloga y profesora de la EHU Olatz González, habló de las connotaciones sociales que los frontones, como lugar de encuentro, han tenido históricamente para el pueblo vasco. “¿Quién no se ha enamorado alguna vez tras la pared de un frontón?”. Nos sirven preguntas como esta, para volver a recordar la importancia y la responsabilidad que como arquitectos tenemos por ser capaces de influir con los lugares que concebimos, en el desarrollo diario de la escena cotidiana.

Plaza de los fueros (Vitoria-Gasteiz)

Plaza de los fueros (Vitoria-Gasteiz)

A continuación, Rocío Peña disertó sobre cuatro proyectos en los que su padre trabajó el frontón colocado en el espacio público y en el paisaje, con diferentes interpretaciones: la Plaza de la Trinidad de San Sebastian, las Viviendas Rosas de Motrico, la Plaza de los Fueros de Vitoria-Gasteiz y el Monumento Funerario en el Cementerio de Oiartzun (homenaje a los gudaris que toma como modelo la pared francesa). En los dos primeros casos, se trata de piezas anteriores integradas en la nueva obra y en los otros dos son de nueva planta planteados por el propio Luis Peña Ganchegui. “Los juegos populares como la creación exclusiva de pueblos democráticos amantes del respeto de las reglas del juego”, dice en la memoria de la Plaza de los Fueros, cuya rehabilitación se está llevando a cabo ahora, muy próxima ya a la conclusión de los trabajos.

Por su parte, Carlos López de Ceballos explicó la génesis y el desarrollo en etapas, del Centro de la Pelota de Euskal Herria, quizás más conocido como ‘Los Frontones de Oteiza’, en Azkoitia. Un proyecto de seis canchas (“las 6 provincias”) realizado conjuntamente con el escultor Antón Mendizabal, que por encima de cualquier otra consideración arquitectónica, debe aplaudirse su éxito en los términos en los que el pueblo lo ha acogido y le ha dado vida. Raro será el día que vayas allí y no encuentres bastantes jóvenes jugando. “Me hizo ilusión ver cómo utilizaron la foto de los frontones incluso de felicitación navideña, señal de la buena aceptación que han tenido”, dijo López de Ceballos. Sin embargo, este ambicioso trabajo que se ejecuta en tres fases, dos de las cuales ya están terminadas, no parece que mejore según avanza, más bien todo lo contrario. A juzgar por las infografías de la parte que falta, la obra tiene poco que ganar y algo que perder. La última pieza que colmatará el conjunto, un centro de cultura y una fábrica de pelotas, se antoja un simple formalismo con la excusa de seguir explorando las maclas oteizianas… enough!. Una estructura rebuscada y unas dimensiones desproporcionadas para el uso que albergará. Puede que el grafismo empleado en la presentación tampoco ayudara demasiado a digerirlo.

Centro Cultural 'Pilotartea' (Azkoitia)

Centro Cultural 'Pilotartea' (Azkoitia) / http://www.lopezdeceballos.com

En cuarto y último lugar, el pintor y profesor de Bellas Artes en la Universidad del País Vasco José Antonio Azpilicueta, mostró un recorrido por sus cuadros de frontones como motivo pictórico, que para él tenían un cierto valor sentimental. A sus alumnos les dice que “el frontón es un triedro en el que generaciones de pelotaris produjeron infinitas geometrías”, precioso enunciado sin duda, que le sirve para explicarles que es una manera más de enfrentarse al espacio, en este caso desde una representación perspectiva.

Era pues turno ya del moderador y comisario de la exposición José María Unsain, para introducir la mesa redonda posterior a las escuetas ponencias. Antes, aprovechó para hacer un breve repaso por la mejor o peor suerte que han corrido distintos frontones del estado, que han sido a su vez joyas arquitectónicas, haciendo un alegato a favor de la conservación digna y de las intervenciones responsables sobre ellas, acordes a su condición de patrimonio. Sorprendente resultó descubrir la majestuosidad del desaparecido Beti Jai de la Calle Aldamar en San Sebastián, e indudablemente no podía dejarse de nombrar su tocayo madrileño. “El Beti Jai de Madrid está pese a su máximo grado de protección, en un estado de abandono total; a la propiedad le interesa que se venga abajo para poder construir ahí”. Con todo, sobrevive soportando una presión urbanística-inmobiliaria brutal, incluso con un proyecto de Rafael Moneo sobre la mesa, para reformarlo de una manera muy radical, del que parece que afortunadamente se ha desistido. También en la capital, no corrió la misma suerte el Frontón Recoletos del ingeniero Eduardo Torroja y el arquitecto bilbaíno Secundino Zuazo, “una auténtica perla de la arquitectura racionalista española desparecido en los años 70”. De éste último autor es también el Jai Alai de Gernika, cuya declaración como Bien de Interés Cultural por parte del Gobierno Vasco, se va a producir en un plazo breve de tiempo.

Fronton Beti Jai (Madrid)

Fronton Beti Jai (Madrid) / betijai.blogspot.com

Aprovechando el S.O.S lanzado por Unsain por la situación del Beti Jai, un profesor de proyectos de nuestra escuela presente recogió el guante y quiso sembrar algo de esperanza, dando un par de noticias alagüeñas: “tenemos una alumna de Fin de Carrera que ha elegido como tema la recuperación del Beti Jai. Además, me consta que en la ETSAM también han tratado este tema como ejercicio de curso. En este sentido, parece que corren buenos tiempos.”

Sin más dilación se promovió un debate que comenzó agitándose en relación a la Plaza de la Trinidad de Donostia, y que prácticamente monopolizó el intercambio de opiniones. La polémica nació cuando el responsable de pelota de Alde Zaharra Kirol Elkartea, sacó de nuevo el dichoso asunto de la cubrición, “para los niños del barrio que no tienen un sitio donde hacer deporte a cubierto, sin pasar frío ni humedades y para que el juego de la pelota vasca tenga vida en el corazón de la ciudad de San Sebastián”. Rocío Peña contestó por alusiones: “la arquitectura está muy ligada a la función y se convierte en patrimonio cuando trasciende esa función para convertirse en algo representativo, que está más cercano al arte o a la escultura y tiene otras repercusiones sociales. […] La vocación de esta plaza tiene que ver no sólo con Donosti sino con Guipúzcoa, no pertenece en exclusiva a los usuarios de la Parte Vieja. A nadie se le ocurriría plantear un polideportivo en la Plaza de la Constitución, o en el Buen Pastor, ¿verdad?”. Emergió entonces entre el público la figura de Miguel Gallastegui, un histórico campeón de pelota entre los años 1948 y 1951, que a sus 93 años de edad, haciendo gala de una apariencia formidable y una lucidez asombrosa, tomó la palabra: “está pidiendo lo que no se puede. Ahí no hay sitio para hacer lo que quiere usted. […] Ahora lo que hay es exceso de frontones y por eso no salen pelotaris, porque tienen demasiadas facilidades. Lo que se requiere es más amor propio y respeto”, le espetó al monitor de pelota de la Ikastola Orixe. No se podría haber argumentado mejor, ¡si señor!. Lo suscribo al 100%. De boca de una leyenda viva de este deporte tiene si cabe más valor el comentario.

Plaza de la Trinidad (Donostia-San-Sebastian)

Plaza de la Trinidad (Donostia-San Sebastian)

Cuando se alcanza un punto álgido como el anterior y se escucha a la voz de la experiencia, cualquier cosa extra que se diga no puede sino estropearlo. Por tanto… ¡nada más que añadir!. Así concluyó el encuentro.

Para quien esté interesado en esta exposición y todavía no la haya visto, la muestra, que dicho sea de paso está muy sencillita y muy bien montada, permanecerá abierta en la Sala Kubo-Kutxa hasta el próximo 9 de Enero de 2011.

por Jonathan Chanca

Anuncios

3 pensamientos en “Frontón: arquitectura y patrimonio

  1. El “Monumento al gudari” en el cementerio de Oyartzun es de las obras de Luis Peña mas sujerentes, por la cantidad de registros que aporta.
    Luis solía considerar el frontón como una puerta, y en ese sentido la referencia a las murallas parece evidente, pero tambien como paso, como límite entre dos mundos o naturalezas, y por lo tanto muy adecuado a un recinto funerario,
    Sin embargo la elección del frontón francés alberga un segundo significado: El fronton francés con su composición tripartita recuerda a un arco del triunfo (puerta de la ciudad) y recordemos que Leon Battista Alberti emplea el motivo del arco del triumfo en su basilica Malatestiana, (iglesia de caracter funerario situada en Rímini) como alegoría del triunfo de la vida sobre la muerte, así pues tenemos una referencia y un dialogo entre lo clásico y lo vernáculo, entre lo académico y lo popular
    Y tambien existe una tercera lectura, un tanto irónica, y es que lo que es una puerta desde un mundo se convierte en una ventana desde el ótro…

  2. Respecto al frontón Beti-Jai de Madrid, de estilo neomudejar creo que es un “remake” de otro que hubo en Donosti no se si en Jai Alai o en la calle Aldamar (?¿)
    Hace unos dos años algunos apoyamos la plataforma que se creó al efecto que logró parar la demolición por parte del grupo inmobiliario propietario del edificio
    Previamente anteriores propietarios encargaron a Rafael Moneo la redacción de un proyecto para inscribir un programa de hotel en la actual estructura del frontón.
    Estamos en lo de siempre: ¿cómo actuar sobre estructuras antiguas de manera que se revitalizen y se pongan al dia? ¿incorporando nuevos programas? ¿reconstruyendo y conservando con fidelidad tanto el edificio como el programa?
    en mi opinión, en el caso del Beti-Jai (postergado el sueño olimpico madrileño) lo adecuado sería restaurarlo como en sus origenes y destinarlo simplemente a la contemplación de un espacio significativo tan soberbio, y/o en cualquier caso intervenir levemente, a través de estructuras cercanas a lo efímero, independientes de la estructura principal que es el frontón tal y como era

  3. Pingback: FRONTÓN: arquitectura y patrimonio | Pilotarien Batzarra

Los comentarios están cerrados.