Entrevistamos a PLUG Arquitectos

Es un viernes 30 de septiembre a última hora de la tarde y los integrantes de PLUG nos reciben amablemente en su despacho del Edificio Euskalduna, junto al Sagrado Corazón de Bilbao. Ellos son Jon Ajuria, Eider Camarero y Pablo Maguregui. Los dos primeros de la propia capital bizcaína y el último de Durango. Pronto empezamos nuestro ‘tercer grado’ que se extiende durante casi 2 horas muy agradables de conversación, en las que vamos desgranando cosas tan interesantes como las que se describen a continuación.

Si nos remontamos al origen, lo primero que habría que decir es que estos tres jóvenes se conocieron durante la carrera en nuestra Escuela, llevando vidas más o menos paralelas: Eider y Pablo coincidieron en 1º en una residencia de estudiantes y después los últimos cursos también compartieron piso. Jon por su parte, conoció a ambos en la misma clase de la universidad. Poco a poco conformaron un grupo de trabajo sólido en asignaturas como ‘Proyectos’, ‘Construcción’, etc. De hecho, Eider y Jon ya fueron protagonistas de otro post que publicamos aquí sobre un ejercicio extra-académico, el M-ueble M-etxea, lo que da buena muestra del trabajo codo con codo que han mantenido durante sus años de formación.

Fue en el verano de 2010 cuando decidieron juntarse. Pablo y Jon estaban aun con sus respectivos PFCs y a Eider, título en mano, le iban surgiendo varias chapucillas para las que trabajar en casa no le parecía la mejor opción. Entonces ella les planteó a los dos la posibilidad de compartir un espacio de trabajo común. Dicho y hecho: lo hablamos en agosto, enseguida nos pusimos  a buscar sitios y antes de que acabara septiembre ya estábamos asentados aquí. La intención en principio no era crear un estudio, pero de repente nos empezaron a llegar de boca a boca y por conocidos,  pequeñas cosas que hacer. Era una oportunidad de empezar ya  y no podíamos decir NO. También nosotros mismos, sin que nadie nos lo pidiera, comenzamos a hacer propuestas, auto-encargos. A veces, te das cuenta solo escuchando los problemas corrientes de la gente, de que son temas que nosotros podemos solucionar. Igual no son propiamente de arquitectura, pero sí algo en lo que podemos aportar de alguna manera. Se trata de estar atentos y detectar situaciones. A partir de ahí, el año pasado hicieron un cursillo rápido de emprendizaje en la UPV/EHU, donde recibieron la recomendación de no constituirse como sociedad hasta no tener las garantías de funcionamiento suficientes. Ahora, con un buen ‘plan de negocio’ trazado con el asesoramiento de Lan Ekintza (Ayto. Bilbao), están a punto de formalizar la empresa, lo cual tendrá lugar prácticamente de manera coetánea a esta publicación. ¡Sirva pues esta entrevista para celebrar el nacimiento oficial de PLUG!.

Mientras charlamos sentados entorno a su mesa de trabajo, la ventana entreabierta del local deja sentir el pálpito intenso de la ciudad en plena hora punta vespertina, así como el susurro periódico del tranvía que vemos pasar literalmente a nuestros pies, desde el primer piso. Este contexto dinámico y lleno de vitalidad, es parte del paisaje diario de nuestros entrevistados, que tienen por costumbre llegar muy temprano al tajo, sobre las 7:00h y terminar alrededor de las 14:00h. Luego por la tarde se deben a los másters de restauración y de sostenibilidad que cursan en San Sebastián y en Bilbao por separado.

Volviendo a lo que les une, las siglas de PLUG responden a la búsqueda de una marca fácil de recordar, corta, sonora y que no estuviera ya cogida. Además juegan con el doble sentido del significado en inglés de “enchufados”, al que no le atribuyen ninguna connotación negativa sino simpática, porque al final te das cuenta de que la mayoría de las cosas funcionan así, a través de peticiones de amigos, contactos personales…. A propósito del nombre, nos cuentan una anécdota ocurrida por la coincidencia con unos tocayos de Méjico, que al parecer han ganado un concurso para una vivienda bioclimática, pero no tienen página web ni ningún tipo de contacto en internet. Primero nos empezaron a llegar e-mails con varios currículum y luego más correos de varias revistas pidiéndonos información de una casa premiada, de la cual no teníamos ni idea, así que evidentemente no era nuestra. Después investigando descubrimos que un año después se había formado un ‘PLUG Arquitectura’, que había comprado un dominio pero nada más.

Antes de emprender esta aventura juntos, los tres han adquirido experiencia de manera individual en otros estudios: Eider estuvo con XLark (Antón Pagola) y hasta hace muy poco con Cuantics (Diego Soroa); Pablo con MaaB Arquitectura y Jon con Ispizua i3 arquitectos y con Susana H. Gonzalez. Un bagaje necesario y suficiente a sus espaldas.

En cuanto a la dinámica de afrontar sus proyectos, se han planteado como objetivo comenzar casi siempre con maquetas a 1/30 a la vez que los bocetos iniciales, de las que ya coleccionan 4 o 5 pero confían, pese a la limitación de espacio, en que la familia siga creciendo e ir viendo la evolución. Esto lo hacemos para nuestros clientes. Normalmente, salvo excepciones, no saben leer planos. Entonces, o les haces un 3D o una maqueta, siendo esta última mucho más fácil, sobre todo si es para un anteproyecto. Nuestro lenguaje gráfico tridimensional, no el nuestro particular sino el de los arquitectos en general, no lo entienden. Por otra parte, los levantamientos casi siempre tienen que hacerlos a la mayor brevedad y eso sí es trabajo directo a ordenador. Inmediatamente después, pasan al papel de calco y los croquis a mano de cualquiera de los tres, indistintamente. Por último, les gusta la axonometría bastante elaborada con materiales y colores, no solo por estética, sino porque en los planos de ejecución cumplen una función.

Los roles de cada uno parece que están bastante definidos. Así, sin que tampoco los podamos encasillar estrictamente a cada uno en un cometido, podríamos decir que la parte más burocrática del papeleo y las memorias descriptivas las suele llevar Eider, mientras que Pablo hace los cálculos estructurales más los presupuestos, aunque también maneja el 3D, y Jon delinea los planos, que se dice pronto. No obstante, cuando empieza la obra, lo común es que en la primera reunión con los promotores procuramos estar siempre los tres, aunque luego siempre hay uno que es el encargado para cada proyecto en particular. De momento, por el tipo de trabajos que han manejado, no han recurrido nunca a colaboradores externos para ayuda técnica, aunque ahora buscan un aparejador para una próxima realización de nueva planta.

Su primer proyecto fue la conversión de un local en Centro de Estética, un trabajo del que destacan las ventajas de haber tratado con alguien que tenía las cosas muy claras desde el principio: la clienta sabía perfectamente lo que quería, tenía todo muy bien preparado y se había enterado de todo lo que se tenía que enterar (permisos, normativas…) antes de coger el local. Ahora ya está trabajando allí y está encantada.

De manera simultanea a la ejecución de la anterior obra, recibieron otro encargo para reformar un piso y sin haberlo imaginado en sus mejores previsiones, se encontraron compaginando dos proyectos a la vez. En esta segunda ocasión, la clienta, también ha sido encantadora y nos ha dejado hacer prácticamente todo lo que quisiéramos, llegando al nivel de diseño integral de un mueble.

Sobre la relación que han tenido hasta la fecha con los gremios con los que han trabajado, sobretodo si no los han podido elegir ellos mismos, nos confiesan diversas batallas y ejemplos concretos, con los que han aprendido a lidiar con este toro difícil, que siempre intenta llevarte a su terreno. Ahí es cuando se necesita demostrar verdadera personalidad, como la que sin duda demuestran estos compañeros. Ahora ya hemos aprendido y hemos redactado una especie de cláusula de carácter informativo pero vinculante, en la que se explican todos los pasos que hay que dar, quién es quién, responsabilidades de cada uno…  Nosotros como arquitectos velamos por los intereses del cliente, pero todo, para que salga bien, tiene que pasar a través de nosotros. Por lo tanto, pedimos el compromiso al cliente de que nunca hable por su cuenta con los gremios, sin nuestra presencia. Sino, ¡chapuza asegurada!.

En cuanto al presente, entre manos tienen ahora mismo un showroom en Basauri, la rehabilitación integral de 2 viviendas en una parcela difícil de Zorrozaurre y la potencial ampliación y acondicionamiento de una hípica en Álava, además de alguna instalación de ascensores o eliminación de barreras arquitectónicas en varias comunidades de vecinos. ¡No está nada mal!

2 Viviendas en Zorrozaurre. Seccs (longitudinal y transversal)

Respecto a los dichosos concursos, todavía no han hecho más que alguno de ideas bastante tiempo atrás, pero asumen que hay que hacer, pese a la pega de no poder acceder a aquellos restringidos por currículum. Nos tienta concursar en Francia, porque aquí te exigen tener realizado en los últimos 5 años tal volumen de obra, y eso para nosotros es un gran hándicap. Algunos que nos han interesado no hemos hecho por una simple cuestión de plazos. Pero si en algún momento no tenemos trabajo, está claro que no nos vamos a quedar parados y los concursos siempre están ahí.

De cara al futuro inmediato, están barajando la opción de trasladarse a otro local más grande compartido con empresas de otras disciplinas o de la misma, con las que puedan surgir sinergias de manera natural: Poder colaborar con gente en momentos puntuales para proyectos concretos, por el hecho de trabajar en un mismo lugar físico. O simplemente nos puede beneficiar porque nos animen a trabajar más o nos den ideas.

Para finalizar, el mensaje entre optimista y responsable que nos quieren dejar es el siguiente: ¡Trabajo hay!. Lo que ocurre es que debemos de ser conscientes de cual es la situación actual. Está claro que el primer día no te van a llamar para que hagas 300 viviendas.  Se trata de explorar nuevos campos y detectar las demandas de hoy. Hay que ser proactivos y no caer en la resignación. Lo han dicho dos hombres y una mujer con las ideas muy claras.

www.plugarquitectos.com


Entrevista por Hansbrinker, Igor de la Hoya y Jonathan Chanca

Redacción por Jonathan Chanca

Anuncios